Entrevista Ana Alenso: De "Tiempos erráticos" y esa economía dependiente de recursos naturales no renovables

Ana Alenso llegó a Antofagasta a comienzos de abril. Su objetivo: Alcanzar la corriente de Humboldt, es decir, experimentar la residencia de investigación en ISLA, Instituto Latinoamericano de Arte del SE VENDE en Antofagasta, destinada a artistas alemanes o residentes en el país europeo. Ana es venezolana, pero ha vivido en Alemania desde el año 2009, tiene una maestría en Arte en Contexto y en MediaArt, y es licenciada en artes plásticas. Durante su estadía en la ciudad nos relata cómo ha sido este proceso.

 

 

En trabajos anteriores podemos observar que los fenómenos económicos que acontecen en países con una economía dependiente de los recursos naturales no renovables están muy presentes en tu obra ¿Qué pasa durante tu residencia en ISLA, en el acercamiento a un territorio como Antofagasta que depende fundamentalmente de la minería?

La historia minera de Antofagasta fue lo que me motivó a realizar este proyecto, ya había escuchado y visto imágenes de Chuquicamata, el desierto y otras industrias, lo que me causaba una gran curiosidad. Pero, sin duda, esta experiencia ha sobrepasado a mis expectativas, la industria minera está muy visible y presente tanto en los paisajes como en la estructura social de Antofagasta. He tenido la oportunidad de realizar varias excursiones en el desierto y visitar varias zonas industriales como el camino la negra, el puerto coloso y el puerto Mejillones, entre otros. Allí he podido realizar fotografías y videos de los paisajes naturales en convivencia con la arquitectura industrial. Sin duda la presencia de los relaves a lo largo del desierto, es una de las imágenes que más me ha capturado.

 

 

En este sentido Tiempos erráticos, tu propuesta de residencia, consistía en reunirse con diversos grupos ecologistas y distintos actores de la comunidad ¿Nos podrías contar cómo avanza esta investigación? ¿Existe algún testimonio inspirador que haya llamado particularmente tu atención?

Actualmente estoy realizando y documentando diferentes entrevistas a activistas políticos y ambientalistas pertenecientes tanto a la academia como a los pueblos originarios y movimientos sociales independientes. Estos encuentros han sido sumamente valiosos para mi acercamiento a la realidad de Antofagasta. Hasta el momento existen dos focos que me atraen y en los que siento importante profundizar, uno es la problemática de la contaminación atmosférica debido a la acumulación de metales pesados, que en un principio planteó el movimiento “Este polvo te mata”. Es interesante como ese polvo, que está  en el aire, es también una materialización de la industria que entra a nuestra casa, que está en nuestro cuerpo.

Por otra parte, he buscado saber más sobre las iniciativas ciudadanas y las posibles alternativas para contrarrestar los intereses políticos y económicos de la región, en cuanto a los abusos de los recursos naturales, como el agua por ejemplo. En este sentido, busco desvincular el concepto de “zonas de sacrificio” y encontrar las “zonas de resistencia”, en donde aún queda mucho por hacer y donde hay una población con un ecosistema y una cultura que defender.

 

Hablando de condiciones políticas, económicas y llevándolo al plano de las decisiones estéticas, me gustaria saber como estás trabajando hoy, teniendo en cuenta ese estandarte que tienes tú de hacerlo desde la precariedad y la improvisación ¿Como se podría materializar este proceso en una obra?

Considerando que es una estancia de solo un mes, mi intención es capturar una mirada sensible de Antofagasta. Hasta el momento he recolectado mucho material audiovisual, por lo que ahora me encuentro revisando una selección de textos, videos y fotografías, con la intención de dar un enfoque final a mi propuesta.

 

 

Para finalizar, me gustaría que me contaras sobre tu visión de lo que ocurre en la escena contemporánea de Antofagasta y en la labor de Colectivo SE VENDE en el Desierto de Atacama.

Bueno, es una de esas alternativas de las que hablo, el colectivo. SE VENDE es un actor importante para despertar el interés de la gente en el arte contemporáneo y por ende ofrecer el espacio para reflexionar y generar pensamiento crítico desde su propia localidad. Además considero valioso que se propicien este tipo de investigaciones, dado que desde mi percepción, aquí todo el mundo está relacionado con la minería directa o indirectamente, lo que evidentemente provoca cierto temor y una fuerte tendencia a la autocensura, cuando se trata de abordar estos temas.

Fotografías cortesía de la artista